Nota del autor

Todo lo expuesto en este blog corresponde, sólo y exclusivamente, a la inquieta mente de su creador, por lo que, cualquier parecido con personas y/o situaciones reales, es sólo producto de la casualidad.

jueves, 20 de julio de 2017

El bofetón...

Ayer tarde entró en la óptica de Ramoncito un amigo suyo al que hacía tiempo que no veía, para ver si le podía revisar la vista (vulgo regular) ya que creía que no veía bien (esto es una cosa que Ramoncito, después de tantos años de experiencia, aún no entiende, o se ve bien, o se ve mal, pero nunca puede uno "creer que no ve bien"). Su amigo, uno de esos de la infancia que fue con él al instituto, pero que en la carrera fue por otro camino y ya sólo se cruzaban en el barrio, o sabían el uno del otro por las preguntas que sus respectivas madres se hacían en la tienda de ultramarinos, venía con sus dos hijos (perdón, un hijo y una hija, no salten las alarmas sexistas). 

La hija, una santa mujer de nueve años que tenía que acarrear, de por vida, con la dura tarea de ser la hermana mayor de un trasto, un Panzer, un rotavator (vulgo "rotabatos"), que recorría la tienda como si de un campo de batalla se tratase y el orden y la pulcritud de Ramoncito eran el enemigo. Él, el trasto, no paraba de ir de un lado para otro y tan nervioso estaba poniendo a nuestro óptico, que casi estuvo a punto de levantar la mano y darle un bofetón, pero se acordó enseguida de que eso no puede hacerse ahora, e inmediatamente guardó la "zarpa".

Obviamente, estaría mal visto que Ramoncito le diese un bofetón al hijo de su amigo, por muy trasto (y lo era) que este fuera, ya que eso es labor de sus padres, pero lo que un óptico de mediana edad no entiende es que a un hijo propio no se le pueda dar un buen guantazo (sin guantes) a tiempo porque se le pueden crear traumas o, incluso, el niño puede denunciar a su progenitor. Él, Ramoncito, criado a la antigua usanza (a saber, patadón y tentetieso) en un colegio de curas en los que la educación llegaba después de la regla del sacerdote en la parte del cuerpo donde cayera, no le cabe en la cabeza semejante atrocidad, ya que a él, no sólo los curas, sino sus padres, que les decían a aquellos que tenían su total permiso para darle una bofetada si se terciara el caso, no tituteaban a la hora de corregir el camino de nuestro óptico a base de tortas (y no precisamente de manteca). 

Él acabó sus estudios con buenas notas, terminó su carrera, y es una persona educada y correcta porque de eso se encargaron sus padres, sin importar si, para ello, acabó con la cara y el culo (Ramoncito se niega a poner otra acepción a lo que no lo tiene) "coloraos" como la antes mencionada manteca, y acabaron así, de hecho, cada vez que contradecía a su padre, le contestaba a su madre, le hacía la vida imposible a sus hermanos, faltaba a clase, o no se sabía la lección, incluso si no hablaba de usted a sus compañeros de colegio o no se ponía de pie cuando entraba en el aula una persona.

En estos tiempos, que más que correr, vuelan, Ramoncito ha visto cómo los bofetones se han ido sustituyendo por buenas maneras, palabras dulces (que al niño le entran y salen al mismo tiempo), diálogo y paparruchas varias, que han llevado a este país a tener la denominación de origen del "nini", por no haber dado un tortazo a tiempo. Esto se va a pique, piensa Ramoncito, falta mucha "mili"y más guantazos, y así se evitarían casos como los del niño de su amigo, que le acaba de romper una "Cartier" de 490€, a pesar de que su madre, sentada y con el "hola", le ha repetido hasta la saciedad, con muy buenas palabras: "nene, no se toca nada..."

Lo dicho, un buen bofetón... 

martes, 18 de julio de 2017

Ay, Señor, Señor...

Cliente: "Hola buenas tardes"

Ramoncito: "Hola, ¿en qué puedo ayudarles?

Cliente:"verá, quiero comprarles cien pares de gafas, pero de las caras, que las baratas no me gustan"(broma, hay que reírse, ja-ja-ja)

Ramoncito: (haciendo caso omiso al señor humorista y centrándose de nuevo en la pregunta) "hola, ¿en qué puedo ayudarles?

Cliente: Pues verá, me compré esta gafa en los "m...s" (Ramoncito omite la palabra que dijo ella para no herir sensibilidades y evitar que le cierren el negocio por retrógado) y vengo a que me pongan el tornillo.

Ramoncito: "Pues ya que lo siento, señora, pero va a ser imposible, porque no tengo esos tornillos"

Cliente: (enfadada) ¿pero "esto" (tono despectivo hacia el sitio en el que está) no es una óptica?

Ramoncito: "precisamente por eso, señora, porque este es un establecimiento de óptica no puedo servirle, ya que esas gafas no son de óptica, y no tenemos los repuestos necesarios".

Cliente: (sacando de la bolsa verde de plástico (véase esta otra entrada) otra gafa) "pues ésta, que la compré aquí, sí tendrá arreglo"

Ramoncito: En efecto, lo tiene, lo que no tiene es garantía, ya que la gafa está rota y eso no lo cubre el fabricante, tiene que pagar la reparación, que es de "x" euros.

Cliente: (más que enfadada, Ramoncito diría que echando sapos y culebras por la boca) Pues mira tú que bien, con el DINERAL (gafa de oferta, precio irrisorio) que me costó la gafa y que no tenga garantía, cuando se ve claramente que no es mal uso, me parece una barbaridad, así que sepa que ha perdido usted una buena cliente (sólo ha comprado esa gafa) y que la próxima gafa me la compro en el mercado, que visto lo visto, es lo mismo...

Ramoncito: (ojIplático) Ay, Señor, Señor...

jueves, 6 de julio de 2017

loco...

"No va a salir, no, pero si saliera, uuuuy, si saliera....No, sí, (cantando) fumando espero, al hombre que yo quiero, y mientras fumo,....eso, el tabaco de Jonathan, ay, Jonathan. No, de Jonathan no, de Kennedy, sí, Kennedy, que tenía una mujer de Onassis, petróleo, cuidado con un hombre y el petróleo, que los hombres nacen de un charco de sangre porque los niños no se pueden colgar en el ropero, que les da miedo. Las mujeres, no, cuidado, ellas nacen de un gargajo, nobles y fuertes, los hombres son tunos, tú (señalando a Ramoncito) te pareces a Leonardo "davichi", que era muy tuno. 

Cuidado, no vayas a ser como el de la cresta, el padre cali, que viene de los pájaros, uuuuyy, los pájaros, la cresta, no. Mejor ser del suelo, fuera del charco de sangre...cuidado, cuidado, los niños lloran, no les gusta el ropero"....

Y se fue...Ramoncito se quedó como después de haber leído una carta en un restaurante chino en Pekín, vamos que no pilló ni moscas. La mujer no sabe si estaría o no cuerda, pero él se quedó "tó" loco...


martes, 4 de julio de 2017

el día de las gafas "güenas"...

El día de la semana que más le gusta a Ramoncito es el del mercadillo del municipio. Ese día, que es el del "compro todo barato" y todo vale, la gente va a comprar hasta las naranjas, que se ve que el resto de la semana no se pueden comprar, ni incluso en las fruterías que, al efecto, han habilitado sus respectivos dueños. 

En el mercadillo se vende de todo, desde refrescos a millón, ya que la criatura que lleva el carrito de neveras de playa llenas de latas fresquitas bajo un sol de justicia, tiene que hacer el agosto en Diciembre, Enero, Febrero...hasta la ropa interior que pregonan las vendedoras especializadas con su eterno pregón, igual en cada una de las provincias en las que, diariamente, se coloca el puesto..."¡bragas a "ero", señora!", "ropa del pulbéh", "bresqua"...etc, etc. 

Es divertido ver cómo viene gente que Ramoncito no ha visto en la vida, pero empieza a serle familiar de verla, siempre a la misma hora, camino del mercadillo. Los niños combaten el hambre y la obesidad con gigantes bolsas de "chanchitos" de color naranja que adquieren como si no hubiera un mañana y devoran como si no hubiera un mediodía, mientras que los padres hacen lo propio con las aceitunas gordales aliñadas quién sabe de qué forma y despachadas en bolsas de plástico que, de la humedad, enseguida se opacifican con el vaho. 

Pero a Ramoncito las que me las gustan son esas personajes de la Jet-Set del pueblo (haberlas  háilas, oiga, como las meigas), que juran y perjuran no comprar en el mercadillo nunca, pero luego las ves en él adquiriendo gangas e introduciéndolas, sabiamente, en las bolsas de otros centros de la moda (de más reconocido prestigio) para que la gente no sepa que han comprado allí pero, eso sí, la cara no se la tapan...incongruencias de la vida que Ramoncito no entiende pero le divierten. 

Casi al final de la jornada, a eso de las 13:15h de la tarde, cuando Ramoncito está a punto de cerrar e irse a descansar, comienza el desfile de modelos en sentido contrario, esto es, descendente, cargados de bolsas verdes de plástico lo suficientemente transparentes para dejar ver que hay algo dentro, lo suficientemente opacas para que no se vea lo que es (que piensa Ramoncito que hay qué ver la ingeniería que hay detrás de este diseño, que ha debido hacer de oro a su creador, porque la patente debe dar dinero, a juzgar por la de mercadillos que la tienen), y es cuando empiezan a entrar a en la óptica a que él compruebe las gafas que acaban de adquirir a un precio justo (no el de Joaquín Prats, sino el del puesto del mercadillo) que los ópticos son todos unos ladrones porque las gafas son muy caras y las mismas (pero las mismas, mismas) las tienen baratísimas más arriba...y, Ramoncito, con la mejor de sus sonrisas, le dice a cada uno de los modelos que no hace falta comprobar nada, que se las pongan y las disfruten, y que si algún día les duele la cabeza, bien porque se las ponen y se marean, bien porque de colocárselas de felpa el sol les ha hecho una calva, que le pida explicaciones al del mercadillo que se las vendió, baratísimas, el día de las gafas "güenas"...